Personajes principales

Aparecen en el documental :

Stanley Hope

Bob Frost

Gordon Mellor

George Duffee

Andrée De Jongh “Dédée” (entrevistada en el documental Petit Cyclone1992)

Jean François Nothomb “Franco” (entrevistado en el documental Petit Cyclone1992)

Henriette “Monique” Hanotte ép. Thomé

Micheline “Michou” Dumon ép. Ugeux

Andrée “Nadine” Dumon ép. Antoine

Amanda “Diane” Stassart ép. Désir

Lucienne “Lulu” Dassié ép. Saboulard

Janine De Greef

Elsie Maréchal

Martine Le Grelle ép. Holvoet

Colette Nothomb ép. Terlinden

Marie Usandizaga ép. Goya

Mayalen Larretche ép. Sorhouet

Jean-Baptiste Larretche

Roddy Langley

Andrés Aracama

Mari Carmen Elizalde

Maria Luisa Garayar

Antonio Goikoetxea

Paco Iriarte

 

 + INFORMACIÓN

HISTORIA Y ORIGEN DEL PROYECTO

BREVE HISTORIA DE LA RED COMÈTE

Por Juan Carlos Jiménez de Aberasturi – Historiador y autor del libro Vascos en la Segunda Guerra Mundial: la Red Comète en el País Vasco (1941-1944).

Durante la Segunda Guerra Mundial la frontera vasca fue elegida por diversas organizaciones anti-nazis, apoyadas por los servicios de las embajadas aliadas en Madrid, como vía de evacuación para los resistentes y los que huían de la persecución nazi y se dirigían al campo aliado, a través de Gibraltar.

La red « Comète » fundada en 1941 por un pequeño grupo de jóvenes belgas, entre los que se encontraban Arnold Deppé y Dédée De Jongh, fue una de las organizaciones especializadas en la recuperación de aviadores aliados que bombardeaban sin interrupción los objetivos estratégicos de Alemania y de la Europa ocupada, ya que muchos aviones eran derribados sobre Holanda, Bélgica o Francia en el transcurso de sus incursiones.

Los que lograban escapar se encontraban enfrentados al riesgo de caer en manos de los alemanes, con las consecuencias fáciles de imaginar: ejecuciones sumarias, torturas o, en el mejor de los casos, el campo de concentración.

La red « Comète » se dedicó durante cuatro años a recoger a cerca de 700 fugitivos, en su mayoría aviadores, para conducirlos a la España franquista, país oficialmente « neutral » y evacuarlos a continuación a su punto de partida: la Gran Bretaña. El paso de la frontera, que se hizo atravesando el Bidasoa en la zona de Irún o por las montañas de Navarra, era el final de un largo y peligroso periplo que comenzaba en Bruselas, y tras una parada en París, reagrupaba más tarde a los fugitivos en Anglet o en Ciboure antes del paso. En este trayecto final los guías y colaboradores vascos, generalmente exiliados a causa de la guerra civil, desempeñaron un papel fundamental.

 

ORIGEN DEL PROYECTO

Todo comenzó cuando una de las directoras del documental, Iurre Telleria, escuchó hablar de un contrabandista oriundo de Hernani, el pueblo natal de las dos directoras. Se decía que este campesino había estado en Inglaterra después de la Segunda Guerra Mundial nada menos que en el Buckingham Palace, ¡donde fue condecorado por el Rey de Inglaterra! Después descubriríamos que Florentino Goikoetxea había trabajado para la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente, su trabajo fue reconocido en forma de diversas medallas y diplomas que recibió de los EEUU, Gran Bretaña, Bélgica y Francia. De esta manera empezamos con la investigación.

Muy al comienzo, tuvimos la suerte de dar con un libro que se puede encontrar en este portal web que trataba sobre la historia de Florentino y de otras muchas personas como él, “Vascos en la Segunda Guerra Mundial: la Red Comète en el País Vasco (1941-1944)”. El autor del libro y posterior compañero en este viaje, Juan Carlos Jiménez de Aberasturi, nos habilitó el contacto con una veintena de personas relacionadas directa o indirectamente con la Red Comète. Asimismo, descubrimos que existía una organización que funcionaba a los dos lados de la frontera Franco-Española, “los Amigos de la Red Comète/les Amis du Réseau Comète”, cuyo objetivo era y sigue siendo, conmemorar y mantener viva la historia de Comète. En el 2006 participamos por primera vez en el “camino de la libertad”, una travesía que organizan todos los años desde Ciboure hasta Rentería por la ruta utilizada por los “mugalaris” de la Red Comète. Durante los tres días de travesía por los pueblos, los caseríos recónditos y los montes cercanos a la frontera, tuvimos la suerte de conocer, de primera mano, las historias de los aviadores. Estos veteranos de la guerra vuelven todos los años para mostrar su agradecimiento a aquellas personas que hace 70 años les ayudaron a cruzar la frontera desde Francia a España. También conocimos a antiguos miembros de Comète que al igual que ahora, durante la guerra, viajaban acompañando a los aviadores desde Bruselas hasta el sur de Francia. De ellos, llegaron muchos más que esparcidos por Inglaterra, Francia, Bélgica y España nos han ayudado a hilar esta complicada historia que aúna elementos tan dispares como los Servicios de Inteligencia Británicos con contrabandistas vascos.

Ha sido un trabajo arduo y costoso pero en el transcurso hemos contado con la inestimable ayuda de las diferentes asociaciones encargadas de mantener viva la historia de Comète, ELMS en Gran Bretaña, “Comète Kinship” en Bélgica y “los Amigos de la Red Comète/les Amis du Réseau Comète” en Francia y España; historiadores y apasionados de la Segunda Guerra Mundial que nos han guiado en nuestra búsqueda en un mar de archivos y documentos sobre las redes de evasión; amigos y familiares de los miembros de Comète y todos aquellos que fueron de algún modo partícipes en el trabajo de la Red Comète; y cómo no, la de todos nuestros protagonistas que pacientemente han soportado nuestra permanente presencia en los diferentes actos y conmemoraciones.

Así pues, todo el trabajo realizado ha podido plasmarse en la gran pantalla y ya está disponible en esta web para ver películas online gratis

Sinopsis oficial

Sinopsis corta oficial :

Hubo una época en la que la vida se parecía a una novela de suspense con un final incierto. Pero la realidad supera a la ficción y ahora, después de más de sesenta años, El Último Paso retorna al lugar donde una fatídica noche, en un caserío de los Pirineos, seis personas procedentes de cinco países diferentes fueron detenidas. Siguiendo el hilo de cada una de estas personas descubrimos una única historia, la de centenares de personas que formaron parte de una amplia red de evasión durante la Segunda Guerra Mundial, la Red Comète.

Sinopsis larga oficial :

 

El Último Paso cuenta la historia de una noche fatídica, cuando hace más de sesenta años, seis personas de diferentes nacionalidades fueron arrestadas en un caserío de los Pirineos. La historia de cada una de ellas nos revela una historia mayor, la de cientos de hombres y mujeres que durante la Segunda Guerra Mundial, formaron la línea de evasión Comète… una unión de fuerza y coraje humana que en tiempos de aprensión se extendió a través de Bélgica, Francia y España.

Una mañana lluviosa de invierno en 1943, una joven viuda abrió la puerta de su caserío en el País Vasco Francés. De pie, junto a la puerta, se encontraba una joven mujer belga con tres desconocidos. El grupo estaba exhausto y empapado después de haber viajado más de mil kilómetros desde Bruselas.

Dédée de Jongh había hecho 36 viajes, en cambio, para sus acompañantes aquel era el primero. El aviador Stanley Hope era uno de ellos y siempre recordará aquella noche. Fue una noche que requirió de mucha astucia y planificación, carné de identidad falsos y financiación del Servicio de Inteligencia Británico, el MI9. Todo aquello fue organizado por gente anónima como Dédée con el objetivo de evitar que los aviadores aliados cayeran en manos de los alemanes. Muchos habían logrado hacer aquel viaje y ahora, era el turno de Stanley… que se encontraba en el último tramo del paso. Lo único que le separaba de los británicos, que le esperaban en tierra española para llevarlo a Gibraltar, eran los Pirineos. Sin embargo, Stanley no volvería ha ver aquellos montes en muchos años.

Aquella noche, siete personas se sentaron alrededor de la chimenea – la joven viuda madre de tres hijos, el mozo del caserío, un exiliado de la Guerra Civil Española, un contrabandista vasco, Dédée, Stanley y otros dos aviadores británicos. Todo el grupo estaba esperando a que parase de llover cuando tocaron a la puerta. Aquel golpe en la puerta cambiaría el rumbo de sus vidas por completo. Uno lograría escapar, cuatro lograrían sobrevivir, pero dos, jamás volverían a casa. Ojalá no hubiera llovido…

Sesenta años más tarde, las consecuencias de aquella noche todavía perduran: una mujer que nunca conoció a su madre, una hermana que añora el regreso de su hermano, un aviador que bajo interrogación delato a toda una familia, sellando su futuro. Pero de la tragedia y la traición vino la esperanza. Los vecinos del caserío contiguo ofrecieron su casa a aquellos extranjeros que huían. Los exiliados vascos ayudaban utilizando sus redes de contrabando. El padre belga prefirió seguir con el trabajo a salvar su propia vida; cuando él fue arrestado, otro belga lo reemplazó…hasta que él también fue arrestado.

Después de los sucesos de aquella noche en 1943, Comète siguió con su trabajo con la ayuda de nuevos colaboradores que consiguieron ayudar a cientos de aviadores por aquel último paso. Para ellos, la ayuda de aquellas personas anónimas perduraría para siempre.

Personajes

George Duffee / piloto de la RAF

“Me alisté en la Fuerzas Aéreas Británicas al límite, porque falsifiqué mi edad. Entré en la RAF cuando tenía 16 y ¾ años. Yo les dije que tenía 17 y ¾, que era la edad mínima para entrar en la Fuerzas Aéreas Británicas. Después te llaman a filas a la edad de 18. Por lo tanto, cuando me llamaron a filas yo tenía 17 y ¼ años.”

Stanley Hope / Operador-radio RAF

"Lo he pensado muchas veces. Habríamos salido ese día, al día siguiente hubieramos llegado a España, en vez de ser capturados por los alemanes. Sí, sí, hubiera podido volver a casa."

Gordon Mellor / Navegante, RAF

“Yo creo que lo que más me ha afectado es la dedicación de Dédée de Jongh, su padre y otros como ellos que nos ayudaron arriesgando sus vidas. Y así fue, la organización comete, una entre muchas otras claro, tuvo grandes pérdidas humanas, de gente que arriesgó sus vidas para ayudar a otros provenientes de diferentes países.”

Bob Frost / Artillero de cola, RAF

"Me acerqué y llamé a la puerta, había una luz. La persona que abrió la puerta era un joven flamenco, bastante grande. Me habló en flamenco y yo le contesté lo mejor que pude en alemán, que había aprendido en la escuela. ¡Inmediatamente cerró la puerta en mis narices! Pensé que aquella era una señal muy, muy, muy buena, así que volví a llamar."